Entre la cantera y el jardín.


Foro Jorge riechmann

Fotografía:Jesús Pesquera

Con Jorge Riechmann empezó el primer foro de Refundación en Palencia, a finales de marzo hablamos sobre Ecología y Sociedad. Nos dejó un libro cuyo título encabeza la presente entrada, de la Editorial La Oveja Roja. Hice un resumen del mismo y lo expongo por si puede servir para reflexionar sobre medio ambiente.

Subversivo es aquello que escribe Jorge Riechmann. Negacionista, apocalíptico para aquellos que todavía no se han dado cuenta que no somos dominadores de la naturaleza sino arrendatarios de la misma como explica en una de las primeras partes de este: entre la cantera y el jardín. Un Jorge Riechmann más sincero, más cercano y humano que intenta descifrarnos el estado del mundo.
¿Seguiremos mirando hacia otro lado? Se pregunta en otro de los apartados del libro. Mientras me responde que el capital es nihilista, no cree en nada. Mi pregunta es si habrá algún momento en el que se frene todo esto, ¿adonde vamos? Esos límites por los que se pregunta, ¿dónde están?
A muchas de estas cosas me ha ayudado a pensar Jorge Riechmann, a replantearme lo concreto, a subir andando las escaleras, minimizar el uso del coche, consumir menos carne y pescado, intentar cambiar uno mismo antes que buscar que los demás cambien.

Cuenta en el libro que el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon en un foro preparatorio de la cumbre de Copenhague(Diciembre de 2009) lo describe bien: “Tenemos el pie atorado en el acelerador y rodamos hacia el abismo”.
Voy a reproducir uno de los innumerables fragmentos que me gustan de este libro:
“¿Qué nos recuerda la poesía? Que lo esencial de la vida, lo que realmente nos importa, es algo que está más allá de  la estadística y la máquina, de la prisa y las ocupaciones, del ruido y el progreso: algo que tiene que ver con la respiración, el vínculo y el silencio. Y que ese algo difícil de cerner está siempre ahí.”
Frente a un sistema que nos invita al consumo, a la competitividad, a la flexibilidad, a la
precariedad, a viajar por viajar, a cambiar de coche cada poco y que cada vez sea más grande, tal vez nos convenga reflexionar sobre el progreso. Una de las citas del libro de Stanislaw Jerzy Lec:
“Si un caníbal usa tenedor y cuchillo para comer,¿es un progreso?”
Frente a esas ofrendas vendidas de forma tan tentadora, tan sublimes y agradables propone algo contracorriente: una cultura de la sobriedad no represiva, una austeridad liberadora, pero para ellos dice tendrá que haber una transformación profunda de las concepciones vigentes de placer, la utilidad, el progreso, la producción. Y tendremos que ser nosostros mismos los que nos arranquemos de los lazos de la dominación y servidumbre.
Para los catastrofistas un capítulo ¿No hay alternativas? Donde destapa aquello que el sistema cree mayoritario, porqué pensar como quieren que pensemos, qué quiere decir que la globalización es inevitable, además de porqué se utiliza una serie de vocabulario cuando en realidad se quiere decir otra cosa.
Termino como termina el resumen del libro en la contraportada: “Porque todo esto es posible, sí, cambiando las relaciones sociales”.

Anuncios

Acerca de jangas

Estudié Ingeniería Técnica Informática de Sistemas en La Almunia(Universidad de Zaragoza). Soy profesor de Informática. Milito en Izquierda Unida y en Profesionales Cristianos. Tengo una compañera estupenda, Sofía y dos pequeños que llevan menos tiempo con nosotros, Mario y Lucía. Concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Palencia.
Esta entrada fue publicada en Ecología. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s