La esperanza dormida


Una voz ausente, distinta y solitaria.

El eco de un silencio insatisfecho,

un grito esperando para brotar de garganta,

fuerte hacia un mañana diferente.

Una luz que brilla al final del túnel,

un nuevo horizonte, otro despertar distinto

que haga que la noche se vuelva transparente.

Nunca volveremos a ser como fuimos.

El movimiento nos ha traído donde estamos,

hemos aprendido de la lucha 

y descubierto el poder de la calle.

Quienes fuimos ya no somos los mismos,

el diálogo, la asamblea necesaria, la duda.

Todo se llama futuro aunque el presente no lo quiera

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: