La educación pública


Uno tiene la experiencia de haber estado trabajando en un centro concertado durante cinco cursos y durante seis cursos en seis centros distintos de la pública. Tengo las percepciones de lo que es trabajar en estos dos ámbitos dentro del mundo educativo. Determinadas razones profesionales, personales y políticas me hicieron optar por la Educación Pública, conociendo las ventajas y desventajas de mi elección. Mantengo una buena relación con mis antiguos compañeros de trabajo de la enseñanza concertada quienes compartieron reuniones, claustros y cafés conmigo durante una etapa que pasó y dejó su poso en mí.

También entiendo que uno como trabajador del sector privado no elige donde quiere trabajar sino que es el empresario quien decide a quien contrata. Creo que el discurso entre lo público y lo privado(aunque sea concertado) no va en contra de quienes tienen que vender su fuerza de trabajo para vivir sino de cuál es el modelo de gestión que garantiza unos mejores servicios públicos. La privatización de los servicios públicos busca: conseguir que la clase trabajadora pierda derechos y se enfrente entre sí, abaratar costes y tener más controlados a los trabajadores y las trabajadoras.

Esta disquisición entre la pública y la privada creo que se centra principalmente en esos motivos, además de permitir que la Iglesia, que es la propietaria de la mayoría de los colegios concertados, siga manteniendo un poder que no le correspondería en un estado laico. El factor económico es sencillo de comprobar por la diferencia de carga lectiva semanal entre un profesorado y otro(18- 25), más complejo es conocer la forma en que se reparten las horas de que dispone dirección para organizar el centro concertado (cuando en un público se hace mediante la solicitud y reparto de profesorado). ¿Por qué se opta desde determinados poderes públicos por el sistema privado concertado de enseñanza?

Evidentemente, como todo en política, optar por un determinado modelo significa priorizarlo frente al otro. Uno no entiende que se pueda apostar por la enseñanza pública y a la vez se apueste por la enseñanza privada concertada, como hizo el partido socialista de Madrid. (Enseñanza(concertada) que, como todo el mundo recordará, fue un invento del Gobierno del PSOE de Felipe González.) Otra cosa es que queramos que se acabe con la escuela concertada, cosa por otro lado imposible a corto plazo, ya que escolariza a buena parte de la población y genera gran cantidad de puestos de trabajo. Ese discurso a favor de la destrucción de la Escuela Concertada no beneficia a nadie y enquista determinadas opiniones interesadas en que las cosas sigan como están.

Considero que el primer debate tendría que ser cómo establecemos nuevos condicionamientos a la concertación para que la escuela concertada se convierta en Pública respetando los puestos de trabajo existentes:

  • gestión de personal por parte de los servicios provinciales de la Conserjería de Educación correspondiente
  • elección del Equipo Directivo por parte del claustro de profesores a propuesta de la Inspección Educativa
  • homologación de las condiciones laborales del profesorado de la Escuela Pública y de la Escuela Concertada
  • participación de todo el profesorado en los distintos concursos de traslados
  • oferta de plazas de la Escuela Concertada para el profesorado de la Pública, …

Uno sí entiende la política del Partido Popular de Madrid donde se precariza las condiciones de la educación pública sin modificar las condiciones de la Escuela Concertada ni de la privada, pudiendo hacer recortes en muchos otros ámbitos como nos recuerda Ventanas de Falcón. Es perfectamente compatible con una ideología donde el mercado tiene que ser el que gobierne, también en los servicios públicos esenciales. Quien pueda permitirse pagar la educación que se la pague y quien no que se ponga a trabajar.

El mismo modelo educativo que había hace un par de siglos: las novedades son que hay más gente que defiende esos recortes de servicios públicos esenciales o por lo menos los justifica y más estudiantes pueden acceder a ese tipo de educación al haberse abaratado los costes de la escuela privada concertándola (al asumir las nóminas de los trabajadores y subvencionar los cursos). La realización de recortes de servicios públicos y su justificación se entiende con el concepto gramsciano de hegemonía cultural.

El paso siguiente en el Plan estratégico contra la Educación una vez deteriorada la Escuela Pública hasta la mínima expresión sería eliminar los conciertos educativos.(Liberalizar más el sistema y seguir con los recortes). Es importante que Izquierda Unida se involucre en esta lucha y converjamos con el resto de sectores que defienden la Educación Pública: Agustín Moreno nos aporta algunas ideas en esta entrada. Resumo los puntos del artículo en los cuatro básicos que enumera el profesor Moreno: Firmeza, la movilización tiene que estar a la altura de la agresión, Unidad: unidos se gana o se pierde menos, divididos se pierde siempre, Inteligencia colectiva como factor de enriquecimiento de la lucha, Ausencia de sectarismo y construcción de una dinámica de confianza.

Anuncios

Acerca de jangas

Estudié Ingeniería Técnica Informática de Sistemas en La Almunia(Universidad de Zaragoza). Soy profesor de Informática. Milito en Izquierda Unida y en Profesionales Cristianos. Tengo una compañera estupenda, Sofía y dos pequeños que llevan menos tiempo con nosotros, Mario y Lucía. Concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Palencia.
Esta entrada fue publicada en educación, política y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La educación pública

  1. eugenio benito dijo:

    El tema de los conciertos admite todo tipo de opiniones. Por mi parte solo dos observaciones:
    1ª- Es posible que ahora no sea posible la desaparición de la enseñanza concertada, pero si que es posible una reducción significativa de la misma y más en una situación de crisis como la actual. Dado que los conciertos no solo pagan profesores sino también instalaciones ¿Tiene sentido que la Junta concierte una unidad de infantil en las Josefinas mientras en el Ramón Carande hay un aula del mismo nivel vacia? Es un ejemplo pero que se repite en tantos y tantos centros. Por poner solo otro. Estás seguro Juan de que los alumnos concertados de una localidad como Guardo no podrían ser escolarizados en los centros públicos. Me refiero a capacidad.
    2ª Defender la libre participación en el concurso de traslados de los profesores de las dos redes es inadmisible desde mi punto de vista y ello por dos razones:
    A) los profesores que trabajamos en la pública hemos superado un sistema de selección (discutible por supuesto e incluso en mi opinión escasamente racional) mientras que los de la concertada la única selección que superan es la de la voluntad del empresario de turno.
    B) Cuando yo concurso a una plaza de la red pública la única condición es tener la puntuación y la especialidad requerida, mientras que si pudiese optar a una plaza de las Filipenses, pongamos como ejemplo, tendría una tercera condición, que sería asumir el ideario educativo de ese centro, basado en algunos de sus aspectos en la religión católica, a la cual respeto totalmente pero que no es la mía.
    Un saludo.

    • jangas dijo:

      Obviamente, alguna vez he comentado que los recortes en la Escuela Pública no obedecen exclusivamente a motivos presupuestarios, ya que hay otros sitios donde recortar, incluso distintos a lo educativo. Obedecen a un proceso de desmantelamiento de lo público donde el sistema educativo es un parte importante.
      Sobre el tema de los conciertos, lógicamente no se analiza desde esa perspectiva, si hay que quitar una unidad en el Ramón Carande, se quita, pero por motivos políticos, porque por la misma regla de tres puedo no renovar determinados conciertos. Se decide políticamente y se justifica presupuestariamente.
      Creo que si se integraran todos los centros dentro de una misma red, tanto públicos como concertados se podría gestionar mejor los recursos y escolarizar a todo el alumnado, pero no hay voluntad ni valentía política para hacerlo.
      Sobre el segundo aspecto, entiendo lo que dices pero también es verdad que el trabajador no es el responsable de ser elegido, trabaja donde puede y no donde quiere, porque es nuestra única forma de vida.(Vender nuestra fuerza de trabajo, de esto sabes tú mucho más). No todos los trabajadores de la enseñanza concertada responden al mismo patrón. Aunque la propuesta lógica es que la gestión de personal la llevara la Consejería de Educación.
      Con respecto al apartado B creo que ningún ideario de centro sostenido con fondos públicos tendría que ser confesional y eso se tendría que garantizar desde las Instituciones Públicas. Pero eso obedece también a la falta de voluntad política para que se respete la libertad confesional del profesorado y del alumnado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s