Plataforma en defensa del estado del Bienestar y por los servicios públicos


El 25 de abril se presentó la plataforma en defensa del Estado del bienestar públicamente en Palencia. Una manera de aglutinar colectivos de todo tipo: sindicales, políticos, vecinales, … para defender algo que es común para todo el mundo que es nuestro estado del Bienestar. Creemos quienes hemos estado en el germen de esta Plataforma, que es momento de dejar de pertenecer a la Asociación tal o cual para integrarnos en algo colectivo desde donde se pueda luchar de manera conjunta por una serie de derechos que nos están quitando a pasos agigantados. Seguimos exponiendo que la Plataforma es un elemento abierto a quienes quieran participar desde unos objetivos comunes, tanto a asociaciones como personas a título individual.

La convocatoria del próxima 29 de abril a las 12:30, en el parque del Salón, en Palencia parte de la Plataforma, donde se llevará una pancarta y se minimizará la parfernalia de los sindicatos mayoritarios, para integrar a aquellas personas que quieran añadirse a las movilizaciones. Nuestros mensajes serán claros y concisos pero centrados en parar estas políticas que nos están imponiendo desde los mercados y a las que no tenemos por qué hacer caso. Hay otras alternativas diferentes a las que se nos exponen y creemos que es importante aglutinar a la ciudadanía en torno a aquello en lo que nos podemos poner de acuerdo que queremos defender.

Una llamada a la lucha y a la insurrección pacífica y ciudadana. Rememorando el Resistencia, resistencia, resistencia de los actos públicos del Frente de Izquierdas francés queremos aglutinar a quienes quieran luchar por el mantenimiento de los servicios públicos esenciales: educación, sanidad y servicios sociales, por un modelo alternativa de política que nos lleve a una verdadera democracia. El manifiesto que se presentó a los medio de comunicación fue el:

MANIFIESTO EN DEFENSA DEL ESTADO DE BIENESTAR Y LOS SERVICIOS PÚBLICOS

Las decisiones que están adoptando la mayoría de los gobiernos de recortar el gasto social, a través del deterioro de las condiciones de trabajo y de la destrucción de empleo público, ponen en riesgo el Estado del Bienestar, patrimonio de todos. Es deber de la ciudadanía defenderlo y propugnar unos servicios públicos de calidad, universales, accesibles, que respondan con eficacia a las necesidades de las personas, sobre la base del principio de igualdad.

Tras cuatro años de profunda crisis económica, se sigue argumentando que, para salir de ella, se requiere una reducción del gasto social, una minoración de los sistemas fiscales y, en definitiva, una menor presencia de la actuación de los poderes públicos en la vida económica y social. Quienes suscribimos este Manifiesto no compartimos esa visión y la realidad está confirmando que estas políticas no solo no han contribuido a ir superando la crisis, sino que la están manteniendo y agudizando; además de aumentar las desigualdades entre poblaciones y países, conduciendo al fracaso los Objetivos de Desarrollo del Milenio y la lucha contra el hambre y la pobreza, compromisos contraídos por España y exigencia ética de toda la sociedad.

La crisis ha incrementado las desigualdades sociales. En España, a la desigual distribución de la renta se ha unido un injusto sistema tributario, caracterizado por su regresividad, la descontrolada carrera por la bajada de impuestos y las políticas de ajuste para la reducción del gasto público, y en particular, del gasto social, que es el que está llamado a asegurar la protección y la cohesión social y cuya reducción supone además un injustificado derroche de recursos de la sociedad.

La crisis económica no ha afectado a todos por igual, ni a todas las fuentes de renta con la misma intensidad, ni toda la ciudadanía, ni todas las empresas contribuyen al sostenimiento de los gastos públicos con arreglo a su capacidad económica. Sin recursos suficientes, los poderes públicos no pueden desarrollar una asignación equitativa de los recursos públicos que redunde en el progreso social y económico y que garantice la asistencia y las prestaciones sociales para las situaciones de necesidad.

La protección integral y la universalización de la cobertura, parte indispensable del Estado Social, han tenido su reflejo en las constituciones democráticas como la española, lo que supone un mandato a los poderes públicos para que desarrollen una política redistributiva activa que garanticen de forma real y efectiva los principios de igualdad, libertad y participación. Por ello nos preocupa que la crisis sirva también de excusa para un retroceso en los derechos civiles ya alcanzados o en el avance en los derechos constitucionales que todavía no han sido aplicados a todos los colectivos de los empleados públicos por igual. Del mismo modo, queremos destacar los riesgos de aumento de la discriminación de las mujeres o las consecuencias de la reducción de los servicios de prevención y atención en violencia de género.

La convergencia de las políticas de bienestar social y las propuestas relacionadas con los servicios públicos han sido elementos esenciales en el proceso de construcción europea que, ahora, está siendo un escenario de confrontación ideológica entre quienes defendemos la importancia del papel del Estado como regulador, supervisor, agente económico y proveedor de servicios sociales y de protección social, y quienes reducen su papel a la mínima expresión y reclaman más mercado. La ausencia, relajación e irresponsabilidad de los instrumentos de control público de los mercados y de las propias administraciones han contribuido a la gravedad de la crisis.

La nueva estrategia europea se orienta hacia el saneamiento de las variables macroeconómicas y el cumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, en detrimento de los derechos sociales y los servicios públicos. Las propuestas de carácter neoliberal están sirviendo a los poderes públicos como pretexto para renunciar a ejercer sus potestades de provisión, financiación, gestión, organización, planificación y regulación, en aras de garantizar la cobertura de necesidades y tutelar los derechos sociales fundamentales.

Nosotros no compartimos esas propuestas. Consideramos que los servicios de interés general son fuente de desarrollo económico, creación de empleo, prosperidad y cohesión social. Por ello exigimos a los Gobiernos que rectifiquen en la orientación de las políticas sociales, recuperando el mantenimiento y mejora del Estado de Bienestar como uno de los ejes fundamentales de nuestro modelo social.

Defendemos la gestión pública directa, como mejor fórmula de procurar el acceso universal a los servicios públicos, de favorecer la equidad y calidad de los mismos, incluyendo su acceso en las mismas condiciones en el ámbito rural, de garantizar y tutelar el ejercicio efectivo de los derechos subjetivos a la salud, la educación y la atención social; así como evitar desviaciones en la gestión mediante la adecuada acción inspectora.

Exigimos la reorientación de la política económica, retomando el objetivo de su reconversión hacia criterios de sostenibilidad y equidad como eje de la recuperación, y no basada exclusivamente en la reducción del déficit público a través del recorte del gasto, pues así no se asegura el desarrollo con criterios de justicia social, ni la creación de empleo.

Apostamos por otra salida de la crisis: solidaria, redistributiva, que en ningún caso puede suponer la vuelta a modelos económicos que se han mostrado injustos e ineficaces, que mantenga las políticas sociales públicas, sustentada en unos sistemas fiscales progresivos y suficientes y en el reforzamiento de la democracia a través de la negociación, la concertación y la participación social.

El mantenimiento de las políticas sociales y de igualdad es un principio y un derecho irrenunciable. La evolución de los estados democráticos en Europa ha estado vinculada al desarrollo del Estado de Bienestar Social, conocido como el Modelo Social Europeo. Un modelo basado en la redistribución de la riqueza como elemento corrector de las insuficiencias de la economía de mercado y de solidaridad entre la ciudadanía, llevado a cabo a través de sistemas fiscales progresivos y justos y del gasto social equitativo y eficaz, contrapuesto a los modelos liberales que afrontan las necesidades sociales con acciones de beneficencia, sin reconocimiento de derechos subjetivos y apelando al individualismo y al mercado.

El gasto del Estado se ha estado financiando en proporción creciente con deuda, que hay que devolver con sus correspondientes intereses, en lugar de recurrir a la fiscalidad. En los años de la crisis, las cuentas públicas de España han sufrido un grave deterioro, pero el diferencial más relevante, tanto cualitativo como cuantitativo, de la economía española con los países de su entorno está en los ingresos tributarios. Mientras que en la media de la UE los ingresos tributarios solo bajan 0,9 puntos de PIB, en España se desploman en 6,5 puntos debido a las rebajas fiscales, el hundimiento de las operaciones inmobiliarias, junto al alto volumen de economía sumergida y del fraude fiscal.

Es imprescindible impulsar de forma inmediata una lucha decidida contra el fraude fiscal y acometer una reforma fiscal integral, con consenso social, que afecte al conjunto de impuestos y que sirva para devolverle a nuestro sistema tributario las características de suficiencia y equidad propias de los países más avanzados de Europa.

Es necesario ampliar el plazo del cumplimiento de los objetivos de déficit. La reciente y precipitada reforma constitucional, a la que nos opusimos activamente por la forma y el fondo de la misma, introduce un límite adicional a las posibilidades de desarrollo del modelo social, proyectando un cambio de paradigma, subordinando los objetivos sociales y el papel del sector público a los objetivos económicos y los intereses de mercado. En este sentido, la reciente reforma laboral introduce nuevos mecanismos que facilitan el despido en el sector público, lo cual supone una amenaza para todos los trabajadores y trabajadoras del sector, así como un riesgo para la calidad, la suficiencia y la continuidad de los servicios.

Defendemos unos servicios públicos, eficaces y eficientes, con capacidad para la gestión de las pensiones, la prestación por desempleo, la sanidad, la educación, la atención a la dependencia, el transporte, la vivienda, la seguridad pública, la promoción de la cultura, la cooperación para el desarrollo, y los servicios de agua, gas y energía, como fundamento de una sociedad más democrática, más igualitaria y más libre, en pueblos y ciudades, basada en la justicia distributiva y la universalidad, en la que las empleadas y empleados públicos resultan imprescindibles. En España la población empleada en el sector público es inferior al 10%, mientras que la media en la UE-15 alcanza el 16%. Las medidas de ajuste, contención del gasto público y tasas de reposición muy restrictivas están provocando un mayor deterioro y destrucción del empleo público. Por ello, rechazamos cualquier medida encaminada a reducir la presencia y protagonismo de los servicios públicos en nuestra sociedad.

El gasto social destinado a mantener y mejorar la red pública educativa, sanitaria y de servicios sociales, es la contribución directa que las administraciones deben hacer para favorecer la salida de la crisis.

La evolución de nuestro gasto social, históricamente deficitario, no se ha correspondido con el crecimiento económico experimentado hasta 2007 y su reciente incremento se ha debido básicamente al aumento del gasto en desempleo y a la aplicación de la ley de dependencia; seguimos presentando un importante déficit con respecto a la media europea de 4’4 puntos del PIB (6’5 puntos si excluimos el gasto en desempleo). El Estado español debe reducir esta diferencia por lo que no puede permitirse una pérdida de gasto social sin poner en riesgo la calidad, la universalidad y la equidad alcanzada en los distintos sistemas de protección social.

Los Presupuestos Generales del Estado para 2012, consolidan y agudizan aún más el retroceso social, obstaculizan la recuperación económica, son injustos y generarán más paro. Las medidas que contemplan estos presupuestos, tienen como único objeto contentar a los mercados y a los socios comunitarios, aunque sea a costa de lastrar la capacidad de crecimiento económico de España y la calidad de vida de sus ciudadanos.

Igualmente, las medidas de recorte en sanidad y educación aprobadas por el Consejo de Ministros con posterioridad a la presentación de los presupuestos, no hacen otra cosa que degradar aún más la calidad de estos servicios esenciales, rebajar de hecho las pensiones al exigir a los pensionistas el pago de un porcentaje de los medicamentos y cerrar el acceso a la Universidad a las economías más débiles, con el aumento desmesurado de las tasas de matrícula. La aplicación de estas medidas puede tener especial repercusión en el ámbito rural, contribuyendo a acrecentar el grave problema de despoblación que sufrimos en nuestra comunidad autónoma y en nuestra provincia.

Las políticas de ajuste en los servicios públicos no resuelven los problemas de nuestro país sino que provocan un agravamiento de la situación actual, por lo que la solución pasa por invertir la ecuación y centrarse en crear medidas que impulsen la recuperación económica para la generación de empleo.

Las organizaciones y entidades firmantes de este Manifiesto, en base a los principios y contenidos del mismo, se constituyen en Plataforma Social para la Defensa del Estado de Bienestar y los Servicios Públicos con el objetivo de trasladar a la sociedad el modelo social basado en la justicia, los valores democráticos y los derechos sociales y laborales de toda la población.

¡En defensa del estado de bienestar!

¡En defensa de los servicios públicos!

ORGANIZACIONES INTEGRANTES DE LA PLATAFORMA EN DEFENSA DEL ESTADO DE BIENESTAR SOCIAL Y LOS SERVICIOS PÚBLICOS

UGT – CCOO – Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos – CGT – Izquierda Unida – Consejo de la Juventud – Sindicato de estudiantes – Juventudes Comunistas – COAG Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos – PSOE – Unión de Pequeños Agricultores – STEs Intersindical – Liga Palentina por la Educación – Universidad Popular de Palencia.

(Me comentan quienes estaban en el Sindicato de Estudiantes que ya no son el Sindicato de Estudiantes y que esta asociación no existe de momento en Palencia. Cuando lo haga hablaremos con ellos para ver cuál es su postura respecto a la plataforma, de momento piden se les retire de la Plataforma así que pongo este pequeño comentario en la entrada que espero que sea suficientemente aclaratorio).

Anuncios

Acerca de jangas

Estudié Ingeniería Técnica Informática de Sistemas en La Almunia(Universidad de Zaragoza). Soy profesor de Informática. Milito en Izquierda Unida y en Profesionales Cristianos. Tengo una compañera estupenda, Sofía y dos pequeños que llevan menos tiempo con nosotros, Mario y Lucía. Concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Palencia.
Esta entrada fue publicada en empleo, Izquierda Unida, Movimientos sociales, política, provincia y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Plataforma en defensa del estado del Bienestar y por los servicios públicos

  1. madridremix dijo:

    Las 5 políticas públicas con mayores recortes en los Presupuestos Generales presentados por el PP:
    . Servicios sociales, sanidad y educación: -7.737,6 millones de euros
    . Empleo: -3.233,4 millones de euros
    . Infraestructuras y otros (comunicaciones, postal,..): -2.638,8 millones de euros
    . I+D+i: -2.195,5 millones de euros
    . Apoyo a sectores productivos ( agricultura, industria, servicios,..): -1.294,6 millones de euros

    • jangas dijo:

      El camino del desastre y los presupuestos que van a hacer de España un país subdesarrollado.(Compitiendo con salarios bajos, trabajos poco cualificados y precarios y productos sin valor añadido)

  2. Tomás dijo:

    Ya que has decidido no publicar mi comentario, al menos borra las alusiones a que nosotros formamos parte de la plataforma, por favor.

    • jangas dijo:

      Tengo filtrados los comentarios por motivos obvios, además del spam, que por supuesto tampoco es publicado. No publiqué tu comentario porque doy el visto bueno a los comentarios que se hacen con educación, aunque sean críticos con mis planteamientos.(Una vez te he aprobado uno puedes escribir los que quieras con esa dirección de correo)
      La reunión de la plataforma se acordó en la reunión anterior, es una buena dinámica en todas las plataformas, supongo que al iros antes de tiempo no os enteraríais y se nos pasó avisar.
      Sobre que no pertenece el Sindicato de Estudiantes no hay ningún problema, sois libres de plantear luchas conjuntas con otras organizaciones o hacerlas de manera separada. En cualquier caso sería interesante que vinierais a una reunión para plantear vuestras objeciones, Izquierda Unida planteará las suyas en la próxima reunión de la plataforma tras la Asamblea local que tendremos el próximo viernes por la tarde.
      Personalmente, no creo que sin los sindicatos de clase mayoritarios se pueda organizar una lucha contra el capital en los términos en los que se está desarrollando, independientemente que haya de ser críticos con estas organizaciones, decir que los sindicatos de clase mayoritarios son el problema coincide con los planteamientos de la derecha, que quiere eliminar toda defensa de la clase trabajadora.(Como considero un error asociar a las cúpulas de los sindicatos con su militancia)
      Por cierto, ya que lo comentas el manifiesto lo ha redactado Izquierda Unida y sino queréis pertenecer a la plataforma no entiendo que presentéis objeciones a cómo se organiza esta.
      Suerte en la lucha, nos vemos en la calle y esperemos coincidir en los motivos por los que protestamos aunque sea desde distintos ámbitos.

      • Tomás dijo:

        Una observación: critico el funcionamiento de la plataforma porque es uno de los motivos por los que hemos decidido no participar en ella. Y el anterior comentario no contenía ninguna falta de respeto, que yo sepa. Si lo hacía, te ruego que me comuniques dónde, así sabré mejor cómo dirigirme a tí en el próximo mensaje.
        Repito, además, que la entrada debe ser modificada, porque no hemos dicho en ningún momento que fuésemos a formar parte de la plataforma. Es más, lo hemos hablado entre nosotros y hemos decidido por unanimidad no formar parte. Decir que lo hacemos es mentir (y una falta de respeto, ya que tanto hablas de ello, a nuestro derecho a decidir libremente qué apoyar y qué no).
        A lo mejor te interesa, también, leer el apartado II (“la cuestión sindical”) de este texto del olvidado Hermann Gorter, porque contiene varias de nuestras posiciones. http://www.marxists.org/espanol/gorter/1920/carta-abierta.htm
        Un saludo.

      • jangas dijo:

        No es que hubiera falta de respeto, nadie que no haya comentado antes en el blog puede hacerlo sin que le dé el visto bueno(la primera vez) para evitar insultos e improperios, como no era el caso te he aprobado el comentario y ahora ya puedes hacer los que quieras.
        Si compruebas a nivel estatal quienes forman parte de la Plataforma el sindicato de estudiantes es uno de sus firmantes, así que tampoco creo que el malentendido sea para tanto, aunque rectificaré la entrada del blog. La próxima reunión de la plataforma lo plantearé, aunque creo que lo lógico sería que acudierais para comentar las objeciones y por qué dejáis la plataforma vosotros mismos.
        Sobre lo que comentas, aunque no soy muy experto en Lenín, coincido con él en su planteamiento que hay determinadas radicalidades que son inmovilistas e imposibilitan a colectivos con una ideología concreta a trabajar con cualesquiera otras.(infantilismo de la izquierda lo llama, fue esa carta de Lenín la que provoca la contestación en el enlace que mandas de Gorter).
        Nos vemos en la calle y en la lucha.

  3. Tomás dijo:

    Cuando abandonó Moscú, Lenin dijo a Gorter: “El tiempo dirá quién de nosotros dos tiene la razón”. Y así fué. Gracias a las políticas de los bolcheviques y la III Internacional de “adaptarse a los acontecimientos” fracasaron las otras dos grandes revoluciones proletarias del s. XX (la alemana y la española) y el fruto de la rusa se corrompió hasta límites insospechados.
    Desde luego, nuestras posiciones no nos impiden trabajar con ningún colectivo mientras éste sea revolucionario. Prueba de ello es que colaboramos con anarquistas con una visión a nuestro juicio profundamente equivocada (niegan la existencia de clases, por ejemplo). Colaboraremos con cualquiera que tenga como firme propósito la destrucción del capitalismo y la toma del poder por los consejos obreros (o soviets, o asambleas, o como se los quiera llamar). De hecho, esperamos que algún día ese sea le propósito del PCE.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s